• Home
  • Notas
  • Uruguay: los polinizadores buscan su lugar

Uruguay: los polinizadores buscan su lugar

En Expoactiva Nacional, una de las principales exposiciones a campo de Uruguay, Syngenta junto con la Facultad de Agronomía de la Universidad de Buenos Aires presentaron el proyecto “Paisajes Multifuncionales” cuyo objetivo principal es el de promover la biodiversidad de polinizadores en paisajes agrícolas.En un contexto tradicional y según el protocolo de trabajo de cada productor, el control de insectos y de malezas suele realizase no solo dentro del lote sino también en caminos, bordes de alambrados, e incluso en áreas que no están destinadas a la producción agrícola20170316_122437. Esto trae aparejada una disminución de las poblaciones de insectos benéficos, entre ellos los insectos polinizadores, de gran importancia para el rinde de muchos cultivos. Para revertir esta situación Syngenta en convenio con investigadores de la Facultad de Agronomía de Buenos Aires y el CONICET llevan a cabo desde hace tres años el proyecto de Paisajes Multifuncionales, también llamado Operation Polinator (OP). El mismo está siendo aplicado hace más de 15 años por productores de otros países para preservar espacios de sus campos, convirtiéndolos en lugares clave para la recuperación de los polinizadores. Una de sus principales ventajas es la facilidad de implementación, ya que pueden instalarse en cualquier establecimiento agropecuario en sólo tres pasos: (1) eligiendo el lugar adecuado de reserva, (2) dejando que la vegetación crezca evitando la aplicación de herbicidas e insecticidas en esas zonas y (3) realizando cortes anuales (un mínimo manejo de la vegetación. De esta manera, se promueve la biodiversidad de especies vegetales que sirven de hospederos de insectos benéficos, entre ellos los polinizadores.

Este proyecto se enmarca dentro de la estrategia de Syngenta conocida como “The good growth plan” que incluye compromisos específicos que promueven la producción de alimentos sustentable, entre ellos el de mejorar la biodiversidad del paisaje agrícola.

Sumando productores

La Ing. Agrónoma Carlina Piedra integrante de la Cátedra de Producción Vegetal de la Facultad de Agronomía de la UBA fue una de las encargadas de su difusión:

20170315_114833

Ing Carlina Piedra

“El objetivo de presentar este proyecto en Uruguay fue el de promover la incorporación de productores agropecuarios que quieran participar del mismo, para sumar refugios de biodiversidad en sus campos y que los investigadores a cargo de este proyecto realicen los estudios correspondientes. Afortunadamente el proyecto tuvo un impacto muy positivo entre los visitantes de la muestra, desde productores agropecuarios hasta estudiantes de agronomía y público en general. Dentro de los productores, varios demostraron interés de incorporarse al proyecto” sostuvo.

Se hicieron estudios en Argentina que muestran que mediante estas prácticas se consigue aumentar el número de polinizadores y también la biodversidad del paisaje agrícola. Estas parcelas pueden aportar numerosos beneficios a la agricultura como la polinización de cultivos, la regulación de plagas y ayudar a la prevención del surgimiento de malezas resistentes. Esto tiene un impacto directo en el rinde de los cultivos que requieren obligadamente de insectos para la polinización, como por ejemplo el girasol. La soja es un caso “aparte” ya que si bien es un cultivo autógamo -es decir que no necesita de polinizadores para el cuajado de los granos- hay investigadores en Uruguay que estudian, en condiciones controladas, si la presencia de polinizadores puede generar incrementos en rendimiento.

069

Recorrida por los cultivos en la muestra

Según Carlina Piedra: “Los refugios ocupan un área muy pequeña dentro del campo pero son suficientes para promover la biodiversidad de los polinizadores. Es importante resaltar que se debe hacer uso de las buenas prácticas de manejo a la hora de realizar las aplicaciones, como por ejemplo no aplicar con viento para evitar deriva hacia estos refugios. La realidad es que haciendo un manejo responsable de los productos fitosanitarios dentro del área productiva y respetando los refugios de biodiversidad, los mismos son viables y fáciles de incorporar y mantener sin hacer demasiado esfuerzo ni con costos asociados.”