• Home
  • Paisajes Multifuncionales, el poder de los polinizadores en cultivos agrícolas

Paisajes Multifuncionales, el poder de los polinizadores en cultivos agrícolas

Biodiversidad y producción

La preservación de insectos polinizadores (ya se trate de abejas melíferas u otros) puede beneficiar de manera notable al sistema agrícola en muchos aspectos, incluso en sus rindes.  Los paisajes agrícolas en Argentina a menudo carecen de la diversidad y abundancia de flores que los polinizadores necesitan para sobrevivir y actuar sobre los cultivos. Desde hace tiempo, investigadores y referentes del espacio agrícola se preguntan si la forma de agricultura que se ha impuesto en la Argentina en los últimos años es sustentable a corto y mediano plazo. ¿Qué debería hacerse diferente? ¿Qué nuevas investigaciones pueden ser incorporadas para detener la erosión de los suelos, los crecientes problemas de malezas e insectos resistentes y, de ese modo, beneficiar al sistema agrícola en su totalidad? ¿Qué papel juegan los polinizadores en el esquema productivo?

Este proyecto que se viene instrumentando en todo el mundo desde el año 2014 busca responder a esas preguntas. Más del 90 por ciento de las plantas depende en mayor 

o menor medida de los polinizadores, incluyendo los principales cultivos a nivel mundial. De forma indirecta, los polinizadores son responsables de semillas, vitaminas y nutrientes, pasturas, producción de productos no maderables y plantas medicinales. A pesar de sus diversas funciones, suele hablarse de una sola especie de polinizadores, pero lo cierto es que existe una gran diversidad.  Aumentar la biodiversidad incrementa el número de polinizadores, permite crear un hábitat para pequeños mamíferos y aves, contribuye a reducir la erosión del suelo y a proteger valiosos recursos hídricos. Desde el punto de vista productivo, mejora el rendimiento de cultivos y su calidad, reduce costos asociados a servicios de polinización, aumenta la biodiversidad en los campos y la sustentabilidad de los cultivos. La preservación de insectos polinizadores (tanto abejas melíferas como otros insectos) puede beneficiar notablemente al sistema agrícola en muchos aspectos y hasta en los rindes.

Convenio Syngenta-Conicet

En Argentina, Syngenta y un conjunto de investigadores del Conicet y facultades de agronomía, trabajan en el desarrollo de iniciativas que fomenten las vegetaciones nativas y la generación de paisajes multifuncionales. La firma del convenio entre Syngenta y el Conicet se remonta a julio de 2013. Desde entonces se han realizado diferentes talleres sobre la problemática y la puesta en marcha de este programa. El convenio tiene como objetivo no sólo fomentar la producción de conocimiento sino también su aplicación.

Diferentes trabajos realizados por alumnos y docentes de universidades de todo el país, en el marco de este convenio, plantean estrategias de manejo en áreas agrícolas para desarrollar la población de polinizadores, crear mezclas de semillas de especies entomófilas para ser sembradas en parcelas y bordes de los cultivos, estudiar la respuesta de la soja a la polinización de insectos, cuantificar la producción agrícola en distintos escenarios teniendo en cuenta los cambios en la flora y fauna circundantes, determinar la importancia de la polinización en peras y manzanas, y evaluar la riqueza de especies y la abundancia de plantas entomófilas e insectos polinizadores en franjas de vegetación espontánea en áreas de producción agrícola en Argentina.

Convenios en LAS

En Chile, Uruguay, Paraguay y Bolivia el programa se lleva adelante también a partir de convenios firmados con diferentes universidades que involucran a científicos, docentes, y alumnos.