Polinización Directa (Autopolinización)

¿Qué es la polinización directa? Concepto y definición

La polinización directa es el tipo de polinización en el cuál el grano de polen llega por sus propios medios al estigma de la flor, sin la intervención de agentes polinizadores externos tales como insectos, aves o animales.

Autonomía es la palabra con la que podemos resumir lo que implica la polinización directa, también conocida como autopolinización o autofecundación.

Polinización Directa

La polinización es el transporte de polen de una planta a otra y, justamente, la polinización directa ocurre cuando el grano de polen llega por sus propios medios, sin ninguna ayuda externa, al estigma de una flor, proveniente del estambre, sin desperdiciar casi nada- o muy poco- de polen, dado que el traslado del mismo es muy corto.

El grano de polen llega por sus propios medios al estigma de la flor.

Autogamia & Geitonogamia

Autogamia

Se denomina autogamia cuando la autopolinización o autofertilización se produce en flores hermafroditas (estambres y pistilos en la misma flor).

Autogamia & alogamia. Tanto la autogamia como la alogamia son términos utilizados en biología para describir dos tipos de reproducción de las plantas que se diferencian en la procedencia de los gametos masculinos y femeninos que participan en la fecundación. Si los gametos proceden del mismo individuo -planta-, se habla de autogamia. Si los gametos proceden de individuos -plantas- diferentes, se habla de alogamia.

Características de las especies autógamas

En las especies autógamas, las flores con frecuencia son pequeñas, con piezas florales inconspicuas, producen escasa cantidad de polen y no presentan fragancia ni néctar.

Ejemplos de especies autógamas

Malezas, las plantas pioneras y las especies insulares, que necesitan que los individuos aislados fructifiquen y produzcan semillas.

Tipos de polinización autógama

La polinización autógama puede ser obligada o facultativa. La autogamia obligada se da cuando las semillas de la planta autógama sólo provienen de la autopolinización y autofecundación. Por su parte, la autogamia facultativa se da cuando las semillas de la planta autógama, además de la autopolinización, pueden tener su origen por alogamia (al ser fecundadas por otro individuo). En otras palabras, las especies autógamas facultativas son preponderantemente autógamas pero tienen la capacidad de producir semillas por polinización con otros individuos no emparentados. En otras palabras, la autogamia en estas especies coexiste con la alogamia en un equilibrio adaptativo.

Geitonogamia

Se denomina geitonogamia cuando la autopolinización o autofertilización se produce entre flores distintas de un mismo individio -planta-.

Genéticamente, la geitonogamia es equivalente a la autogamia.

Ejemplos de geitonogamia

La polinización geitonogámica es común en especies con floración masiva, como el lapacho (Tabebuia heptaphylla), el ibirá-pitá (Peltophorum dubium) y el palo borracho (Ceiba speciosa).

Ventajas y desventajas de la polinización directa

Pese a la poca complejidad del proceso, al realizarse la polinización directa se produce una reducción de la diversidad genética, ya que normalmente provoca una limitación en la variedad. Además, el tallo de la planta puede verse afectado en su tamaño. A pesar de esto, corre con una ventaja “geográfica”: permite que las plantas logren una extensión por fuera de su rango geográfico y la descendencia en lugares donde, quizás, los polinizadores sufrieron una reducción. Todo esto lo logra por sus propios medios.

En síntesis, resumimos uno de los procesos que pueden ocurrir dentro de la polinización: la polinización directa, aquella que actúa de manera autónoma, sin dependencia de los agentes polinizadores.

Otros tipos de polinización

Además de la autopolinización o polinización directa, existen otros tipos de polinización que te detallamaos a continuación:

Polinización cruzada

Polinización entomófila

Polinización ornitófila

Polinización zoófila

Polinización anemófila

Polinización hidrófila