Polinización Natural

¿Qué es la polinización natural? Concepto y definición

La polinización natural es la que se desarrolla naturalmente, sin intervención humana (principal diferencia con la polinización artificial).

En otras palabras, se llama “polinización natural” a todo tipo de polinización que involucre procesos en los que no hay intervención humana. Los tipos de polinización cruzada (hidrofilia, entomofilia, anemofilia) y la polinización directa (cuando la planta realiza el proceso por sus propios medios) son ejemplos de polinización natural.

Polinización Natural

Luego de miles de años de evolución, las especies han encontrado las necesidades específicas que tienen para transportar su polen de forma natural y así reproducirse.

Tipos de polinización natural

Existe una gran variedad de tipos de polinización en los que no interviene el hombre (ser humano).

Polinización Natural

Polinización cruzada

La polinización cruzada implica que sea un agente -externo a la planta- el que se convierta en el encargado de transferir los granos de polen desde el estambre de una flor hacia el estigma de otra, con el objetivo de que se efectúe la fecundación. Dentro de esta división, encontramos la polinización entomófila, donde quienes efectúan el proceso son los insectos, el agente polinizador más antiguo y conocido. Algunos ejemplos son las abejas, mariposas abejorros o avispas.

En el caso de la polinización ornitófila o ornitofilia, la polinización realizada por las aves, el vector interviniente más conocido es el colibrí, pero no es el único: también polinizan las suimangas, los arañeros y los ermitaños. En general, las plantas que necesitan de las aves para reproducirse (son casi 300 especies las que visitan las flores) tienen colores fuertes, como el rojo o el amarillo, y su forma tubular permite que almacenen una gran cantidad de néctar.

Los polinizadores también pueden ser vectores abióticos. Dentro de este grupo, encontramos dos casos. Por un lado, la polinización hidrófila o hidrofilia, donde el factor clave es el agua. Pueden producirse tres situaciones: el agua puede salpicar y trasladar los granos hacia el estigma de la propia especie, el mismo polen puede flotar hasta llegar al órgano femenino, o bien trasladarse a través de corrientes de agua para encontrase con los estigmas.

Por otro lado, hallamos en la polinización anemófila o anemofilia una transferencia -a través del viento- sin dirección ni orientación, lo que resulta en una gran cantidad de polen, de tamaño chico y/o seco y liso. Se trata de un proceso de fácil dispersión y traslado.

La polinización cruzada ocurre cuando el polen se transporta de una planta a otra a través de un vector de polinización externo. Existe polinización cruzada cuando intervienen insectos polinizadores (abejas, mariposas, avispas), aves (colibríes o murciélagos), agua o viento.

Polinización directa

La polinización directa ocurre cuando el transporte de polen de una planta a otra lo realiza el grano mismo, por sus propios medios, sin ninguna ayuda externa. El recorrido desde el estigma hacia el estambre resulta un proceso muy exitoso porque casi no se desperdicia polen, ya que la distancia entre un lugar y otro es muy corta, aunque los frutos son pequeños, con menos polen y sin fragancia ni nectar.

La ventaja de esta tipología es que, en caso de ausencia de agentes polinizadores externos, la especie puede reproducirse igual.

Hasta aquí, entonces, describimos los procesos de polinización que se engloban dentro del gran grupo de la “polinización natural”. Esta categoría se opone a la llamada “polinización artificial”, que denomina a aquellos procesos que involucran la intervención del hombre. En este tipo de polinización, lo que se hace es embolsar las flores, recoger el polen presente en el estambre y colocarlo en el estigma, para luego cubrirlas y aguardar que se produzca la fecundación. Esto puede darse para evitar cualquier cambio en las características específicas de una planta, o bien por la falta de agentes polinizadores naturales en un cultivo agrícola.

A modo de resúmen:

  • La polinización natural es aquella que involucra todos los procesos en los que no hay intervención humana.
  • Un agente externo a la planta transfiere los granos de polen desde el estambre de una flor hacia el estigma de otra.
  • La polinización natural se divide en dos tipos: la polinización cruzada (entomofilia, hidrofilia y anemofilia) y la polinización directa (cuando la planta realiza el proceso por sus propios medios).