Paisajes Multifuncionales en Argentina

La biodiversidad en los paisajes agrícolas de nuestro país representan un valor más que sustancial para la supervivencia de los polinizadores y su rol sobre los cultivos. Pero, más allá de la disminución que existe hoy en sus poblaciones por diferentes causas que los golpean de manera directa, surgen nuevos interrogantes acerca de la forma de agricultura que, hoy en día, se implementa: ¿es sustentable a mediano plazo? ¿es necesario modificarla?

La situación límite que llevó a un replanteo de muchas cuestiones en el sector agrícola fue el reemplazo de las pasturas por los cultivos anuales, especialmente en la región pampeana. Los especialistas notaron una homogeneización de los paisajes rurales, echándose a perder, así, hábitats esenciales para la vida silvestre.

Paisajes Multifuncionales en Argentina

En este contexto, en el año 2014 y con la colaboración de Aceitera General Deheza (AGD), el apoyo del CONICET y la Facultad de Agronomía de la UBA (FAUBA), se implementó Paisajes Multifuncionales, un proyecto global de Syngenta que busca aumentar el número de polinizadores en paisajes agrícolas, evaluando distintas combinaciones de vegetación nativa con los cultivos de producción.

En síntesis, este proyecto cuida la biodiversidad en campos agrícolas. ¿Cómo? A través de la preservación de áreas reservadas (llamadas refugios de biodiversidad) que permiten el crecimiento de la vegetación nativa, vecina a los lotes de producción, sin estorbar al área agrícola.

¿Por qué es tan importante cuidar a los polinizadores?

La respuesta a esa pregunta es simple: más del 90 por ciento de las plantas depende, en mayor o menor medida, de los polinizadores (esto también toma en cuenta a los principales cultivos a nivel mundial).

El doctor Marcelo Aizen, investigador del CONICET, nos ayuda a tomar dimensión de la importancia de los vectores polinizadores: “De forma indirecta, los polinizadores son responsables de semillas, vitaminas y nutrientes, pasturas, producción de productos no maderables y plantas medicinales”. Además, Aizen amplía acerca de la biodiversidad: “Aumentarla incrementa el número de polinizadores, permite crear un hábitat para pequeños mamíferos y aves, contribuye a reducir la erosión del suelo y a proteger valiosos recursos hídricos. Desde el punto de vista productivo, mejora el rendimiento de cultivos y su calidad, reduce costos asociados a servicios de polinización, aumenta la biodiversidad en los campos y la sustentabilidad de los cultivos”.

El Dr. Leonel Galetto, también investigador del CONICET, agrega que Paisajes Multifuncionales está vinculado con un “reclamo social” exigente con la manera de producir en el sector agrícola, el cual debe ser respetuoso con el medio ambiente. “Además, los agentes polinizadores impactan positivamente en los cultivos que demandan de mayor polinización como el girasol, donde hemos encontrado mejoras de hasta un 15% en la calidad de las semillas y los aceites”, añade.

Para conocer más sobre Paisajes Multifuncionales, las experiencias en el mundo y en Latinoamérica, el método de instalación y conservación y los beneficios, te invitamos a ingresar aquí.